rafarq

Instalar windows en un disco externo para usarlo en un Mac con UEFI

Nov
29

Os dejo tres buenas ofertas de discos USB externos para instalar windows, dos SSD que es la mejor opción si tenéis USB 3 o superior y uno con disco normal para los que queráis ahorrar o no tengáis USB 3.

Ayer se me presentó la necesidad de instalar Windows en un disco externo SSD para usarlo con Bootcamp y así no perder ni un mega de los preciados 512 que tiene el nuevo MacBook Pro 2016.

Probé muchas soluciones que hay por ahí, pero ninguna llegó a solucionarme el problema por si solo. Tras 4 horas de intentos la suma de pasos de varios sitios me solucionó el problema y por eso os los pongo aquí, para que os solucione el problema y para que no se me olvide a mi mismo.

En mi caso parto con un macbook que tiene vmware instalado con Windows 10 virtualizado para hacer la parte de windows. Necesitaras un ratón y teclado externo porque el trackpad y el teclado del nuevo MacBook Pro 2016 no funcionan hasta que no se instalan los drivers.

  • En el Mac
    1- Formatea el disco donde vas a instalar windows como Fat32 con la tabla de particiones GUID.
    2- Abre Boot Camp y en el menu superior, en acciones descarga los archivos de drivers para windows, los necesitarás una vez se haya instalado windows para que todo funcione correctamente.

  • En windows:
    1- Instalar en windows el paquete de instalación automático de windows 7 (no pasa nada que vayas a instalar un windows posterior) que puedes descargar desde aquí: https://www.microsoft.com/en-us/download/details.aspx?id=5753
    2- Abre la consola de windows pulsando el botón de inicio y escribiendo CMD, pero en lugar de hacerle clic con el botón izquierdo, hazlo con el derecho para poder seleccionar ejecutar como administrador.
    3- ejecuta ‘diskpart’ para entrar en este programa tipo MS-DOS y preparar el disco. Luego escribe ‘list disk’ para ver todos los discos que hay conectados. Verás que aparece uno o ninguno.
    4- Ahora es el momento de conectar el disco donde vamos a instalar windows a la máquina virtual. Una vez hecho esto vuelve a ejecutar ‘list disk’ y verás que aparece uno nuevo. En mi caso era ‘disco 1’
    5- Escribe ‘select disk 1’ (si tu disco es el disco 1),luego escribe ‘clean’ para limpiar el disco y dejarlo listo.
    6- Con la orden ‘convert gpt’ haremos que el disco tenga la tabla de particiones adecuada.
    7- Creamos la partición de arranque con ‘create partition EFI size=100’ (tendrá 100mb) y la formaremos en fat32 con ‘format quick fs=fat32 label=EFI’ y una vez haya terminado le asignamos la letra S con el comando ‘assign letter=S’
    8- Escribe ‘create partition primary’ para crear la partición de windows y la formatearemos en ntfs ‘format fs=ntfs quick label=W2G’ escribiendo ‘assign letter=E’
    9- Una vez hayamos terminado escribiremos ‘exit’ y ya tendremos el disco y sus particiones preparadas.

  • Preparamos los archivos de la instalación
    1- Ve a la carpeta ‘C:\program files\Windows AIK\Tools\Amd64\’ con el explorador de windows y copia el archivo imagex.exe a ‘C:’
    2- Carga la imagen de disco de windows 10 en la máquina virtual desde el menú Maquina Virtual – CD/DVD
    3- En la ventana de comandos escribe: ‘C:\IMAGEX.EXE /APPLY D:\sources\install.wim 1 E:\’ Este proceso tardó en mi caso 20 minutos. Lo que hace es copiar los archivos de la instalación al disco que hemos creado. Cuando acabe vamos al paso 4.
    4- Ejecuta ‘E:\Windows\System32\bcdboot E:\Windows /s S: /f UEFI’ con esto copiaras los archivos necesarios para que el disco sea capaz de arrancar.
    5- Ahora cerramos todo, reinciamos el Mac con la tecla OPCIÓN (Alt) pulsada y si todo ha ido bien podrás seleccionar el disco amarillo titulado EFI para que acabe la instalación de windows.

Espero que te haya servido. Cualquier cosa, a los comentarios y si puedo contestarla lo haré.

Testimonio de anulación

Nov
27

Hoy he asistido a un testimonio no buscado de muchas mujeres, en tantos pueblos perdidos. A través de sus palabras exentas de rencor o de odio describía su día a día con su marido. Ella lo contaba con la naturalidad de una vida marcada por muchos surcos que ahora forman pliegues en su cara.

Cosas que ocurren de puertas adentro, donde no hay nadie más que ella, su marido y la sombra de una dignidad que se esconde cuando aparece él. Falsa hombría desgraciada que lo arruina a él y a ella, quienes un día se dieron un sí con la ilusión de una juventud ingenua.

¿Dónde ha quedado aquella ilusión? Se ha transformado en entrega de vida abnegada que por fuerza del espíritu no pierde la alegría ni la ilusión por un nuevo día.

Duchas con ropa para no gastar en lavadora. Ropa vieja para ahorrar. Cabezonería inútil de hombre sin hombría. Reproches de “no tienes nada si no es lo mío” que no hacen más que poner de manifiesto la pobreza de espíritu de ese ser que, a base de sus carencias, ha forjado una mujer de hierro. Buscando sólo el bien de su marido lo engaña en cosas pequeñas para que vaya bien vestido y aseado, para que lleve una digna y apropiada que ella no se merece. Que guarda en sus ojos cansados la mugre de su casa para que nadie pueda decir jamás, “mira, ese hombre, un bandido”.

Lección de vida que marca la mía, y que sin conocerla, solo por sus palabras, que contaban con cariño escenas de sufrimiento, despiertan en mi nada más que admiración e incluso amor.